29 frases de Pablo Neruda que sólo los enamorados dedican


Miercoles, 13 Julio 2016
29 frases de Pablo Neruda que sólo los enamorados dedican

quel poeta tan sabio como para recitar “es tan corto el amor y tan largo el olvido”, se encargó de ser el Cupido para muchas parejas que desde sus tiempos hasta ahora, lo utilizan para conquistar a quien pretenden con anhelo. En la película “Il Postino”, un joven italiano que había sido contratado exclusivamente para llevarle su correspondencia al hombre exiliado, recibe sus sabios consejos y sólo así conquista a quien se convertiría en el amor de su vida.

Neruda, quien vivía en una isla italiana durante la dictadura chilena, se convierte en el amigo inseparable del cartero. Cuando Mario decide conquistar a Beatriz Russo, una bella dama del pueblo, Neruda le ayuda a comunicar mejor su amor a través del uso de metáforas, a conquistarla con las palabras y enamorarla con los versos más románticos que alguien pudiera imaginar.

La poesía de Neruda mantiene su romanticismo en los temas de soledad y amor. Sus delirios se transforman en la cultura y la naturaleza que intentan retratar a un mundo nuevo y feliz. Su poesía, como dice un artículo del New York Times, se da en el apogeo del sentimiento de un hombre y una naturaleza desintegrados.

Sus versos no tienen igual, su enamoramiento basta para escribir cosas que nadie creyó posibles y que cuando oímos a alguien que las recita, simplemente tenemos la debilidad de derretirnos en un instante.

En realidad Pablo Neruda nunca existió, fue el seudónimo de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto y empezó a escribir con él a los 17 años para evitar que su padre sufriera un disgusto al tener un hijo poeta. Tuvo una gran carrera política y se comprometió con el movimiento republicano después del asesinato de su amigo García Lorca. Fue cónsul para la inmigración española en París y después cónsul en México, pero más tarde, en Chile, su país natal, lo persiguieron por ser miembro del Partido Comunista e infringir la Ley de Seguridad Interior del Estado e injuriar al presidente de ese entonces González Videla.

Neruda siempre fue un soñador y aquí algunas de sus frases de amor más profundas.


“En un beso, sabrás todo lo que he callado”.


“Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas”.

“Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso, ¡qué soledad errante hasta tu compañía!”.


“Para mi corazón basta tu pecho,
para tu libertad bastan mis alas”.


“¿Sufre más aquél que espera siempre que aquél que nunca esperó a nadie?”.


“Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido”.


“Ella me quiso, a veces yo también la quería: cómo no haber amado sus grandes ojos fijos”.

“Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera”.


“Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella”.


“Conocer el amor de los que amamos es el fuego que alimenta la vida”.

“Debajo de tu piel vive la luna”.


“Alcancé a contar los pasos que diste mientras te alejabas, para cuando mi orgullo deje de cegarme, correr a buscarte”.

“Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos”.

“Amo tus pies porque anduvieron sobre la tierra y sobre el viento y sobre el agua, hasta que me encontraron”.

“No hagas con el amor lo que hace un niño con su globo, que al tenerlo lo ignora y al perderlo llora”.


“Por qué se me vendrá todo el amor de golpe cuando me siento triste, y te siento lejana”.

“Queda prohibido no sonreír a los problemas, no luchar por lo que quieres, abandonarlo todo por miedo, no convertir en realidad tus sueños”.

“Para mi próximo número necesito que me beses y haré aparecer mágicamente mariposas en tu estómago”.



“El amor nace del recuerdo, vive de la inteligencia y muere por olvido”.


“Amo el amor que se reparte en besos, lecho y pan. Amor que puede ser eterno y puede ser fugaz. Amor que quiere libertarse para volver a amar. Amor divinizado que se acerca. Amor divinizado que se va”.

“¡Cómo sabría amarte, mujer cómo sabría amarte, amarte como nadie supo jamás! Morir y todavía amarte más. Y todavía amarte más”.


“Para nacer he nacido, para encerrar el paso de cuanto se aproxima, de cuanto a mi pecho golpea como un nuevo corazón tembloroso”. 


“De pronto mientras ibas conmigo te toqué y se detuvo mi vida: frente a mis ojos estabas, reinándome, y reinas. Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino”. 

“El amor no se mira, se siente, y aún más cuando ella está junto a ti”.


“He dormido contigo y al despertar tu boca salida de tu sueño me dio el sabor de tierra, de agua marina, de algas, del fondo de tu vida, y recibí tu beso mojado por la aurora como si me llegara del mar que nos rodea”.


 “A nadie te pareces desde que yo te amo”.

“Cuánto te habrá dolido acostumbrarte a mí”. 


“No he salido de ti cuando me alejo”.

Pero Pablo Nerdua no sólo escribía para el amor, sino que el desamor también marcó al gran poeta chileno… cómo olvidar los versos de su poema número 20: 

Puedo escribir los versos más tristes está noche.
Escribir, por ejemplo: «La noche esta estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo…





elementos





TE RECOMENDAMOS