EL CEREBRO ES EL PRINCIPAL MOTOR SEXUAL


Miercoles, 10 Agosto 2016
EL CEREBRO ES EL PRINCIPAL MOTOR SEXUAL

El cerebro es nuestro órgano s3xual por excelencia y a veces no somos del todo conscientes de ello. El s3xo está en nuestro cerebro mucho antes de llegar a nuestro cuerpo.


¿Te has preguntado alguna vez en qué momento empezamos a pensar en el s3xo? Esta y otras muchas preguntas están “íntimamente” ligadas a que el s3xo empieza en nuestro gran motor, es decir, en nuestro cerebro.

John Gray dijo: “los hombres son de Marte, las mujeres de Venus”. Aunque pueda no parecerlo, esta frase tiene una base científica. Hombres y mujeres somos genéticamente distintos, las mujeres tienen cromosomas s3xuales XX y los hombres XY. “El s3xo entendido como acto físico, no es nada más que el uso de los genitales”.

Las mujeres cuentan con una hormona llamada Oxitocina, que se activa mediante el tacto, mientras que es la Dopamina la que controla el deseo s3xual masculino.  La Dopamina, además, es un neurotransmisor que está comúnmente asociado con el sistema de placer del cerebro, tanto de hombres como de mujeres.

Antes de empezar la relación s3xual, antes de las primeras insinuaciones y caricias, nuestro cerebro ya está pensando, liberando hormonas y activando neurotransmisores sin que nos demos cuenta. Es en este momento, en el que empezamos a pensar en el s3xo: cuando aún no hemos iniciado la práctica, cuando todavía no ha empezado la acción, todo está ya en nuestro cerebro, en nuestros pensamientos y deseos s3xuales.

Cerebro en el sexo - Malicieux Mag

Hagamos un pequeño experimento: 

“Me encanta ser sorprendida por un hombre en la cama. El tamaño del miembro no importa tanto, sino lo que hace dentro y fuera de mí. Sus manos tocan mi cuerpo, su lengua roza mi cl!tor!s suave y lentamente, haciéndome llegar a un 0rgasm0 tan intenso que me tiemblan las piernas…” .

“Me encantan las mujeres que llevan faldas o vestidos. Un buen escote también puede ser importante. Aunque a ellas no les guste mucho oírlo, me pone a mil cuando agachan la cabeza buscando mi miembro que ya no puede resistir más y quiere salir para encontrar su boca caliente y suave…” .

Seguimos aún en el cerebro. Seguro que te han venido algunos pensamientos a la cabeza al leer estos dos fragmentos. Seguro que tu cerebro piensa ahora con más profundidad en s3xo.

Aristóteles, Hipócrates o Galeno son algunos de los nombres que contribuyeron a antiguas teorías s3xuales que actualmente, junto con otras teorías, forman las bases de los estudios dentro de la s3x0l0gía.

El psiquiatra americano Daniel G. Amen también explica en su libro “El s3x0 está en el cerebro”, que el cerebro es el órgano s3xual más sensible que tenemos. La ciencia nos desvela cada día que nuestro sexo es cada vez más mental que práctico. “Algunas disfunciones s3xuales, como la anorgasmia, pueden tener su origen en el cerebro”.

El s3xo entendido como acto físico, no es nada más que el uso de los genitales, todo lo demás es puramente cerebral. Es nuestra mente la que marca la diferencia entre una buena o una mala relación s3xual.

Algunas disfunciones s3xuales, como la anorgasmia, pueden tener su origen en el cerebro sin que los genitales presenten ninguna anomalía. Del mismo modo, se obtiene un mayor placer s3xual en un clima de confianza y libre de inhibiciones.

¿Adivináis dónde está la clave? ¡Exacto! En el cerebro. Así que si te apetece seguir y llegar al 0rgasmo, piensa en ello. Usa el cerebro para conseguir una mayor satisfacción s3xual.


?Visto en: malicieux





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS