Me gustan las personas que dejan huella, no cicatrices


Martes, 16 Agosto 2016
Me gustan las personas que dejan huella, no cicatrices


Algunas personas llegan a tu existencia para bien, para hacer cambios importantes en tu vida. Esas personas te ayudan a valorar lo realmente importante y gracias a ellas aprendes a apreciar los pequeños detalles, las pequeñas cosas que hacen maravilloso tu día a día. Mirar un pequeño arroyo, descubrir formas en las nubes, observar sus ojos y contemplarte a ti misma, todo eso en realidad le da un toque muy especial a la existencia, y es por una sencilla razón: porque estás a su lado.

 

Esas personas vienen a dotarle de un nuevo sentido a las cosas, magnifican todo lo que tenemos a nuestro alrededor, nos hace apreciarlo con nuevos ojos. Nuestra vida ya no es la misma desde que las conocimos, han venido a marcar un antes y un después. Esas personas están hechas de acero inolvidable, sencillamente han dejado huella en nuestro existir, una huella que jamás borraremos de nuestra mente y de nuestro corazón.

 

Es importante saber que no es lo mismo dejar huela que dejar cicatrices. Una huella es una dulce pisada en nuestra alma que nos marcó para siempre y que hace que nuestra memoria siempre tenga presentes esos momentos maravillosos que vivimos a su lado.

En cambio, las cicatrices son marcas atroces, señales de que alguna vez nos hicieron daño, de que nos dejaron una herida que lucha por sanar. Las cicatrices son residuos de emociones negativas que debemos eliminar de nuestro corazón. Son costras que dicen “aquí yace un dolor”.

 

Cuando se trata de relacionarse con las personas, lo mejor es fijarse en la calidad más que en la cantidad. Si nos rodeamos de mucha gente y no nos fijamos bien cuáles son sus intenciones, tenemos más probabilidades de salir dañados. En cambio, si nos fijamos en la calidad humana de las personas que nos rodean, tendremos más oportunidades de estrechar relaciones que nos aporten algo bueno y que nos ayuden (y les ayudemos) a crecer como seres humanos.

 

Las personas que son valiosas tienen la capacidad de reconstruir tu interior con un abrazo, con una palabra de aliento, con una sencilla mirada comprensiva. Por eso, no busques superficialidades en la gente, busca valores e integridad, busca a alguien que te ayude a ser mejor y a alcanzar tus sueños. “La manera de dar vale más que lo que se da”, decía Pier Corneille, y tenía mucha razón.

La vida es azarosa e indeterminada, y puede que aquellas personas que dejaron huella en ti algún día se vayan.Sin embargo, aunque ya no cuentes con su presencia, habrán dejado en ti un aprendizaje tan valioso, que simplemente agradecerás a la vida el haber conocido a esas personas tan especiales.

 

“Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad”.

– Jorge Luis Borges.

 

Ahora bien, hay personas que nos dejan huella, pero hay personas que nos marcan para toda la vida. Estas últimas son las que llamamos “almas gemelas”. Sabes que tienes un alma gemela porque con esa persona simplemente la vida cobra más color, los dolores emocionales se desvanecen y sientes una pequeña gran alegría en tu corazón al saber que cuentas con ella.

 

“La gente cree que un alma gemela es la persona con la que encajas perfectamente, que es lo que quiere todo el mundo. Pero un alma gemela auténtica es un espejo, es la persona que te saca todo lo que tienes reprimido, que te hace volver la mirada hacia dentro para que puedas cambiar tu vida. Una verdadera alma gemela es, seguramente, la persona más importante que vayas a conocer en tu vida, porque te tira abajo todos los muros y te despierta de un portazo. Pero, ¿vivir con un alma gemela para siempre? Ni hablar. Se vive demasiado mal. Un alma gemela llega a tu vida para quitarte un velo de los ojos y se marcha”.

— Comer Rezar Amar, Elizabeth Gilbert

 




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





Post Relacionados