13 cosas que todas las mujeres siempre están buscando en un hombre


Domingo, 04 Septiembre 2016
13 cosas que todas las mujeres siempre están buscando en un hombre

La complejidad del ser humano en el imaginario común ha tendido a dos acciones muy opuestas e igualmente denigrantes:
1) Asociar a la mujer con el misticismo o la dificultad.
2) Poner al hombre en el terreno de la simpleza cuando no es en el de la estupidez.

Todos esos hombres que en algún momento se han  quejado con respecto a la movilidad del pensamiento femenino, son igual de deplorables que cualquier mujer caricaturizando la estática de la mente masculina; en ambos casos, sin distinción, urge un cambio de dirección en cuanto a lo que pensamos los unos de los otros. Requerimos un poco más de respeto y entendimiento. Es cierto que no es una tarea sencilla, puesto que en realidad mucho de esto se lo debemos justamente a la sociedad entera que nos formó con esas ideas sexistas, pero hacer el intento no está de más.


“Hombres y mujeres somos opuestos, mas no merecedores de una distinción brutal en el mundo que vivimos”.


Vale la pena proyectarlo, sobre todo si esto traerá un poco de tranquilidad a la manera en que nos relacionamos hombres y mujeres; cuestión para nada imposible, pero frustrada sobre todo por los estigmas que cargamos desde tiempos inmemoriales en cada género. Lo cual no quiere decir, empero, que las razones biológicas sean inexistentes. Pensemos en todas esas personas que se someten a tratamientos hormonales con un fin transexual o transgénero, y a partir delas cuales nos hemos percatado que la presencia de testosterona en un cuerpo está, en efecto, ligada a una urgencia física de sexo, más allá de cualquier concepción emocional.


 Muestra suficiente, al parecer, de que, ciertamente, hombres y mujeres somos opuestos, mas no merecedores de una distinción brutal en el mundo que vivimos. Es evidente que deseamos cosas distintas y que nuestras expectativas pueden contraponerse cotidianamente, pero ¿tan difícil es darle su lugar a cada uno y que aprendamos a ceder un poco ante los intereses del otro sexo?Para ello, un grupo de mujeres se ha reunido y nos ha contado qué es lo que esperan todas ellas de un hombre –quizá en una amistad, pero sobre todo en una relación de pareja–; los puntos que más se repitieron en la encuesta son los siguientes y dan muestra del prejuicio que hemos tenido por años, pues no son exigencias anormales o que no pediría una persona enamorada.

Respeto


Según ellas, su hombre ideal debe respetar ante todo. No sólo a la mujer en cuestión, sino a los demás; carreras, intereses, amigos, cuerpos, mentes y contribuciones deben ser vistas con tolerancia y consideración. Ninguna quiere a un grosero.




Sexo


Y no cualquier sexo. Ellas desean ese encuentro en la cama que lo tenga todo; que sea un poco porno, paciente, dedicado, congruente, romántico, dulce, agresivo y termine como en escena de película. Parece mucho, pero si se pone empeño, se logra.




Romance


Ambos integrantes en una relación pueden estar cansados, todos lo sabemos, pero ¿otra noche de Netflix o fútbol? Quizá. Pero ellas lo preferirían con un poco más de esfuerzo; quizá unas velas, un buen vino, tapas españolas en vez de palomitas y un ramo de flores en la mesa. Con eso se hace la diferencia.




Tiempo


Y no quieren ese tiempo sólo para que las observes a cada segundo como si estuvieran hechas de oro, sino para que lo emplees ayudándolas en sus tareas diarias, en sus necesidades, sus obligaciones e intereses. Se trata de compartir el tiempo libre, no de prestar tiempo de culto.




Cocina


Si eres un hombre que no sabe cocinar, ve haciendo algo al respecto. Las mujeres necesitan a un hombre que, por lo menos, sepa armar una buena pasta y elegir algo de pan fresco. A los hombres nos conquistan por el estomago, al parecer a las mujeres también.




Comunicación


Las mujeres hablan. Su naturaleza es vocal; sin embargo, también sienten una fuerte necesidad por escuchar (para hablar de nuevo). Entonces, necesitas ser un hombre que comparte, pide opiniones, escucha, da retroalimentación, pero sobre todo, entiende que ese poder llamado “comunicación” puede poner a una relación en el buen camino desde el día cero.




Consistencia


Si haces un buen gesto o tienes una rutina ya muy bien marcada con tu pareja, síguela. A las mujeres no les gustan los cambios bruscos de actitud, por más años que lleven juntos en la relación. Eso para ellas significa seguridad y estabilidad.




Humor


Al parecer, el aspecto físico les importa, pero no tanto. Si bien escogen a un hombre por cómo se arregla y la manera como luce durante un evento, prefieren a uno que sea carismático y haga reír a todo el mundo. Principalmente a ellas, por supuesto.




Desafío


A las mujeres les agrada la idea de ser consideradas en un reto y formar con su pareja un equipo de trabajo. Ellas expresan que entre sus deseos en el hombre ideal se encuentra el luchar por cosas juntos para un mejor futuro.




Honestidad


La mejor política según el grupo entrevistado. Decir una mentira puede parecer una gran idea e incluso una salida en la que no se lastima a nadie; grave error. Las mujeres siempre se enteran y las consecuencias nunca son buenas. Ellas no quieren a alguien que engañe.




Higiene


No necesitan un hijo de edad avanzada. Por lo menos no las mentalmente sanas. Ellas quieren a un hombre que sea aseado, se arregle (si no deslumbrante, que no parezca un adolescente sin bañar) y se comprometa con la imagen de ambos, para gustarse mutuamente y que los demás también lo noten.




Conocimiento



De muchas cosas, sí, pero sobre todo de sí mismo. Las mujeres necesitan a un hombre que esté en la misma página, tenga claro qué es lo que quiere y que no se concentre en asuntos irresoluble o torpes para el bien individual o de la pareja.

Todo esto puede sonar a un cliché enorme; sin embargo, nadie está diciendo que se cumplan o que sean inamovibles. Son lo que cualquiera de nosotros pediría en un momento de reflexión sobre lo que significa estar junto a una persona en especial. ¿Recuerdas alguna vez que en tu familia alguien haya dicho “es que no se esfuerza” o siempre está con sus amigos”? Bueno, fue por no notar estos simples puntos. Hay que intentarlos y ver lo que sucede; peor sería no hacerlo.

Fuente: culturacolectiva.com






elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS