¿Qué piensan los hombres cuando sus novias no quieren tener sexo con ellos?


Lunes, 14 Noviembre 2016
¿Qué piensan los hombres cuando sus novias no quieren tener sexo con ellos?

Cada vez que me dice no empiezo a escuchar el dramático piano de “In A Sentimental Mood”, un tema desgarrador de John Coltrane. Aunque la canción carezca de palabras sé que el músico de jazz toca con plena consciencia de mi desgracia. ¿Cómo decirle a ella que no tengo la culpa de lo que soy, que el aspecto físico es cuestión de azar y mi verdadera virilidad no se mide en centímetros sino en acciones? Me dijo que esta noche no quería tener sexo conmigo y yo sólo puedo llorar mientras termino de escuchar la tibia melodía del saxofonista.

Parece una simple negación, un simple capricho o desdén de tu parte, pero ¿acaso no entiendes que va más allá del sexo? Me entregué a ti cuando encontraste el ángulo bello de mi rostro poco agraciado. Ahí supe que tú no eras como cualquier chica, pues tus ojos podían percibir la belleza del espíritu. me hiciste sonreír y me sentí especial. 

Me fui desnudando poco a poco, siempre temeroso de lo que dirías. Mi cuerpo no es perfecto, cargo con cicatrices cuyo nacimiento olvidé, pero me acompañan como penitencia de mi vida pasada. Como una diosa benevolente besaste cada una de mis heridas, aliviaste el ardor e implantaste una extraña confianza en mi interior. Sin embargo, hoy todo se derrumbo. Regreso a la angustia, la oscuridad y la desesperación. Quisiera arrancarme esta piel, el maldito disfraz que aborreces. 

ruptura amorosa

¿Por qué? ¿Por qué me dices que no? ¿Acaso el amor terminó? Sé que te prometí nunca poner palabras en tu boca, pero aquel día que te encontré saliendo del café te sentí ajena. Ibas acompañado por otro hombre, el cual según dices, trabaja en tu oficina. ¿Será que te has enamorado de él? Me es inevitable pensarlo ahora que vivo en una realidad de rechazos. Te lo dije, mis pensamientos se pueden transformar en veneno cada vez que te alejas y hoy te imagino pensando en él cuando me encuentras en la oscuridad. ¿Será que cuando comenzaste a besarme te llegó su nombre de súbito golpe? No quisiste traicionarme, aunque lo hiciste; detuviste mi mano que recorría tu vientre. 

¿Siempre dices que pienso de más, pero dime tú dónde debo encontrar la paz y seguridad si me has negado tu templo?

Ayer que te marqué y contestaste por teléfono te pusiste nerviosa. Tus palabras se escuchaban como si algo obstruyera tu boca, no sé si fue tu mano o sus ojos que te miraban para corroborar al locutor. Me ocultaste al despedirte sin decirme que me amabas. ¿Me lo merezco? ¿Yo, tu eterno enamorado que te recitó bajo la luz de la luna los poemas más bellos de Lorca y Neruda? Te dije: “cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos, me entrego a ti. ¿Aceptas?”. Dijiste sí, ¿por qué me tiras al abismo de la desgracia?

rechazo

Si no llegó otro astro a tu vida entonces te cansaste de mi geografía. Reconozco la languidez y el cansancio de mi cuerpo, el cual es como un atuendo arcaico y sin júbilo. Así siempre fui carente de grandes músculos y figura ajustada.  Un día dijiste que parecía un hombre tan liviano que una ventisca podría llevarme. Sí, escualido por naturaleza pero con la fuerza necesaria para sostenerte en el aire en una noche de gozo.

Si éstas no son las razones, dime de dónde viene el repudio. ¿Será que te memorizaste mis movimientos sobre la cama y como resultado el placer murió? Si es así dame otra oportunidad. Sé que puedo mejorar. Yo sólo seguí los signos que ibas revelando conforme tocaba tu cuerpo. Repetí la fórmula que un día te alzó por los cielos, pero si la rutina te cansó, prometo trasformarme en el explorador de tus placeres desconocidos y ser el conquistador de tu exaltación.

Tu rechazo me hace pensar todo y nada a la vez: que llegó a ti otro hombre, que mi cuerpo dejó de ser atractivo para ti y que perdí los derechos de un amante nocturno por mi falta de pasión.  Si es así recházame ahora pero no me abandones. Por ti me convertiré en otra persona, cambiaré mi aspecto, mis pensamientos y mis acciones. Seré un nuevo yo para complacerte. Viviré para ti sólo si me dices por qué no quisiste tener sexo conmigo anoche.

cosas que excitan a un hombre bano



Cuando un hombre es rechazado por su pareja lo inundan las ideas más oscuras. Se convierten en seres dramáticos que dudan de su aspecto físico, virilidad y desempeño sexual. Si no se discute el rechazo el ánimo de un chico puede caer hasta los suelos y fracturar la relación.  

Fuente: Cultura Colectiva / http://culturacolectiva.com





elementos





TE RECOMENDAMOS