La soledad llega a enseñarte todo lo que la compañía te oculta…


Viernes, 30 Diciembre 2016
La soledad llega a enseñarte todo lo que la compañía te oculta…

A todos nos resulta agradable disfrutar de momentos de soledad, de silencio y de serenidad, así como a todos nos agrada tener compañía en momentos especiales, sin embargo, para muchas personas no es posible estar solos, aunque para ello deban adaptarse a situaciones que no son las más deseadas.


Muchas personas huyen de la soledad, la idea de no sentir el calor y la seguridad de la compañía, las atemoriza, las confunde, y en muchos casos prefieren tener cualquier compañía a su lado, que verse completamente solos, por un tema de seguridad, por un tema de costumbre o por cualquier otra razón de índole psicológica, esto es una realidad latente.


Ocurre que la soledad nos muestra facetas propias que en compañía jamás se nos muestran, estando solos surgen emociones, pensamientos, angustias y dudas, pero también grandes ideas y sentimientos que reconfortan, el caso es que todo reposa en nuestro interior, de una manera inconsciente, no percibimos lo que en realidad ocurre, qué nos aleja de la soledad, el motivo por el cual no deseamos estar solos.


La soledad puede llegar a ser una gran maestra, capaz de hacerte ver tus cualidades mas sutiles y tus defectos más terribles…quizás a eso se deba la tendencia de muchos a estar solos y la necesidad de muchos otros de jamás llegar a estarlo.


Pero en la vida todo se conecta, todo se vincula, y estar solos o acompañados, pueden resultar caras de una misma moneda, que además tiene que ver directamente con algo que se activa en nuestro interior ante estas situaciones, pues evidentemente el hecho de preferir estar atado a alguien más, aunque no signifique nuestra felicidad, por el simple hecho de no estar solos, también muestra una faceta de nosotros mismos, trata entonces de un juego amargo entre lo que somos y lo que no queremos descubrir y aceptar.


Puede no haber un motivo específico o claro, si huyes de aquello que la soledad quiere y puede enseñarte de ti mismo, quizás sea el mejor momento para disponerte a recibir ese aprendizaje, para observar, para sentir y aceptar lo que está sucediendo, incluso puedes llegar a darte cuenta de que no ocurre nada, tan simple como eso.


Vive la soledad, no tiene que ser eterna, esto es una mera elección, pero de seguro será la mejor antesala para una mejor compañía.


En lugar de conformarte con cualquier cosa, que te proteja y resguarde de ti mismo, camina de frente y atrévete a ver siempre más allá…











Vía: RincóndelTibet





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS