No hay nada de malo en ti…


Jueves, 16 Febrero 2017
No hay nada de malo en ti…

A lo largo de nuestra vida desde que éramos infantes hasta ahora, recibimos mensajes que han estado acompañados de temores, ira, frustraciones, como cuando se nos advertía de un supuesto peligro, como el hecho de dar por sentado el  “no hagas eso que te puedes caer” o “si no te portas bien va a venir el coco” y muchos otros mensajes que se suman al pensamiento en primera persona, e manera que el pensamiento “vas a fracasar” se convierte en “soy un fracasado” o “no sirves para nada” se plantea como “no voy a poder con esto” y así sucesivamente de acuerdo al caso de cada persona, vamos reafirmando todos esos pensamientos en cada etapa de nuestra vida y hundiéndonos en la infelicidad, depresión, ira, orgullo y todos esos pensamientos transformados en emociones que afectan gravemente las decisiones que tomamos.

949da374e0e446448f9d55227f7e1069 

En otros casos lo vivido en nuestra infancia y adolescencia pueden tener que ver con situaciones concretas como abusos, accidentes graves o enfermedades que en sí mismos pueden dejar mensajes (pensamientos perniciosos) que se repiten a lo largo de nuestra vida como aguijones dolorosos en la mente y nos llevan a perpetuar el sufrimiento. Muchas veces huimos de ese sufrimiento, otras veces, tratamos de enfrentarlo, vamos a terapia, nos imbuimos en una “práctica espiritual” y  sin éxito seguimos sufriendo y afianzamos el pensamiento de “estoy tan mal que ni la terapia, ni el cura o el gurú, me puede sacar de esto”, se perpetúa la sensación de soledad y vacío interno.


“No hay nada de malo en ti” no es un pensamiento más y menos una reafirmación para combatir ferozmente contigo mismo como si hubieran, en el mejor de los casos, dos personas en ti. Es una verdad a ser descubierta y el cansancio y la desesperanza puede ser una oportunidad para descubrir en fruición el significado profundo que yace bajo las capas del pensamiento doloroso que al fin y al cabo es pasado. No importa si lo que ha pasado es una situación concreta o es una interpretación influenciada por los demás (familia, escuela, sociedad, mundo) convertida en prejuicio.

Me-robaste-mi-soledad-con-una-falsa-compañía 

Es tan simple que nuestra mente complicada lo rechaza hasta el punto de no permitir que se haga, no es un método de paso uno, dos o tres… no es un rezo ni un mantra especial que místicamente quitará todos los males. Sólo la acción plena de la sabiduría en cada uno de nosotros, que nos repite constantemente que debemos ver más allá…


No hay nada malo en nosotros, más que los daños causados por los prejuicios sembrados, por las ideas preconcebidas, los temores innecesarios que nos impiden accionar con libertad, limpiar el pensamiento y percibir la esencia del verdadero ser en sí mismo.

95025b167b669f6a78963a76ecb776f5 

Consiste en amarse, en aceptarse, en sentirse, sin división de lo bueno o lo malo, porque la realidad es que los extremos se tocan, que las realidades se distorsionan según el enfoque y que lo único verdaderamente real es la capacidad de conocernos a nosotros mismos y aprender a aceptar al otro.














Vía: RincóndelTibet





elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS