Por qué las mujeres sólo duermen con quien aman


Lunes, 27 Febrero 2017
Por qué las mujeres sólo duermen con quien aman

Cuando una mujer ha sido lastimada trata de cuidarse al iniciar una nueva aventura amorosa. Es cautelosa con quien se le acerca hasta no saber cuáles son sus intenciones, porque de que hay hombres que saben engatuzar, los hay. Obtienen lo que quieren y se pierden de nuestra vida.

Las mujeres que duermen con un hombre es porque realmente lo quieren, han tenido que pasar por un proceso de madurar en el que retoman las experiencias que han aprendido con los errores cometidos.


Porque una relación fallida es el punto perfecto para los cuestionamientos del porqué pasaron las cosas de ese modo, qué estuvo bien y qué estuvo mal, así como qué se pudo mejorar, para luego sacar sus propias conclusiones.


 

En este análisis interno que se hace se da cuenta que el sexo es parte importante de la relación de pareja, pero que también es algo que puede esperar mientras florece la relación para dejar la intimidad para cuando se conozcan mejor.

Tal vez para cuando ese momento llegue, ella pueda decir “te amo” sin temor a ser rechazada y tener la confianza de que la otra persona siente lo mismo.


Otra de las conclusiones a las que llega después de analizar sus relaciones anteriores es que es importante saber que hay un futuro y que los planes individuales tienen un destino común. Ella aprende de el error de irse a la cama sin querer a la otra persona y dejar que la pasión dicte sus decisiones.


 

Ella sabe que no debe apresurarse y conocer lo más que pueda a la otra persona para averiguar si comparten más que sólo una atracción física.

Conocerse es un juego muy agradable que juega la pareja que se atrae, y va desde su nombre hasta algunos secretos, comida favorita, gustos extraños, etc. Llegar a este grado de intimidad no es fácil y muchas personas no están dispuestas al compromiso que ello implica.


Después de todo lo anterior, dormir con alguien que se ama no es sólo un acto puramente físico, sino un acto de plena confianza, de comodidad, es compartir un momento íntimo con la otra persona que no fue seleccionada al azar, sino que es alguien importante que se ha ganado un lugar en su corazón.

 

La cama es el lugar más privado para una persona e invitar a alguien a este espacio es como abrirle la puerta a los deseos propios, es lo más generoso que una mujer hace por la persona que ama.


Autor: Soycarmin




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS