La culpa no es del tercero, nadie se mete donde no lo dejan entrar.


Sábado, 25 Marzo 2017
La culpa no es del tercero, nadie se mete donde no lo dejan entrar.

Me da gusto que me hayas abierto los ojos a la fuerza, que me hicieras entender el terrible error que cometí al dejarte entrar en mi vida, al no percatarme de las verdaderas intenciones que tus ojos escondían, esos ojos acostumbrados a mentir, que parecían estar llenos de autenticidad, de inocencia casi infinita, pero que demostraron ser grandes actores de la falsedad.


Llegaste tratando de disculparte, solo hasta el momento en que era inevitable, cuando las pruebas eran irrefutables y no podías seguir ocultando aquel furtivo romance que estabas viviendo con alguien más, al parecer nunca fui suficiente y no te conformabas con poder seducirme solo a mí, no supiste encontrar la forma de hacer divertido enamorarme todos los días de una forma diferente, tuviste que salir a buscar a alguien más, para reforzarte tu autoestima, para seguir sintiéndote galán, y para entre todo eso perderme a mí con una sola metida de pata.

ojo

Al verte descubierto rápidamente intentaste extender tu telaraña para engañarme de nuevo, y trataste de ponerte en un plan de víctima, quisiste venderme la idea de que había sido ella quien te había buscado y que por todos los medios procuraste alejarte de la tentación, pero finalmente “sucumbiste a tu naturaleza de hombre”, en ese momento no sabía si llorar, si golpearte, si reírme,  que absurda idea la tuya, pensar que yo caería con una explicación tan estúpida como esa.


Pero supongamos por un momento que lo que dices es verdad, supongamos que tu irresistible personalidad sedujo sin querer a esa muchacha, y que ella perdida por tus encantos no hizo otra cosa que buscarte, seducirte, acosarte en todo momento, aun después de que le contaste que tenías pareja, que no querías nada con ella, ese poder seductivo de tu sola presencia la embriago de obsesión y no hizo otra cosa que esperarte como un cazador a su presa, para encontrar el momento en que estuvieras vulnerable y aprovecharse de ti, sigamos suponiendo que ese momento de debilidad llega, por alguna discusión que tuvimos o por la situación que se te quiera ocurrir, y hay una fractura en nuestra relación, ella llega y se aprovecha de la ocasión.

¿Pero que pasa después?, al amanecer, cuando la conciencia te llena la mente de tantas cosas que la cabeza te quiere explotar, cuando te das cuenta del enorme error que cometiste, ¿No era ahí el momento en que la aventura hubiera terminado?, pero la seguiste viendo, una y otra vez consumaron su pecado, y en el fondo agradezco haberme dado cuenta ahora, que aun puedo retirarme sin el corazón desgarrado.


Quiero que sepas que no te creo nada, no creo que fuera ella quien te buscara, y aun que así hubiera sido, realmente nunca es culpa del tercero, pues nadie se mete donde no lo dejan, yo también tuve muchas oportunidades de serte infiel, pero por el respeto que me tengo a mi misma no me gusta engañar a nadie, mucho menos a mí, lárgate y no vuelvas que tus mentiras no funcionan aquí.










Autor: Sunky


Vía: CartasSinDestino




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS