Dejaste ir al amor de tu vida por una simple aventura.


Lunes, 27 Marzo 2017
Dejaste ir al amor de tu vida por una simple aventura.

La amabas y lo sabes. Sabes que estabas dispuesto a hacer todo lo necesario para hacerla feliz, sabes que por dentro sentías un vacío gratificante cada vez que podías mirarla y cada vez que ella se encontraba cerca de ti. En tu cabeza habías construido un mundo donde solo existías tú y ella. Sabes que podrías pasar una vida entera a su lado, pero te cegaste por la corriente y la perdiste.


Un día decidiste abandonar el camino y seguir el de alguien más. Decidiste el camino de lo que se dice por fuera, de lo fácil y equivocado. Decidiste tomar una aventura como cualquiera lo haría porque en ocaciones sentimos que hacen falta los cambios, que hace falta salirnos de nuestra zona de confort y debemos buscar la aventura, lo diferente y cambiar el rumbo; pero la amabas y lo sabes. Decidiste ir detrás de las estrellas y dejar la luna por un tiempo. Dejaste  a la mujer que de verdad llenaba tú corazón por una mujer que solo buscaba un aventura, que solo te tendría por un tiempo y eso tú lo sabías pero aún así continuaste. La seguiste porque chiste en sus manos, en sus redes de seducción. En ese momento no lo pensaste, en ese momento no recordaste que ya había alguien a tu lado que te hacía sentir como el hombre más feliz de la vida, un hombre pleno y que era ella todo lo que tú querías; lo olvidaste. Olvidaste todo por un momento y cuando quisiste tomar tu vida de nuevo ella ya se había ido; ella no quiso esperar.


No te diste cuenta que la aventura se convertiría en pesadilla porque habías dejado a la mujer que llenaba tus días porque tú sabías que ella era capaz de llenar tu corazón, pero lo dejaste detrás porque te encontrabas sedado por la dulzura de aquella mujer, porque estabas cegado con esa venda que ella coloco en tu rostro para que no pudieras ver que ya eras feliz, que no necesitabas ningún tipo de entretenimiento, ningún tipo de aventura sino que lo único que necesitabas era estar con ella, pasar tus días a su lado. Es triste darte cuenta cuando todo pasó, cuando ya es demasiado tarde, cuando ya habías perdido a esa mujer que con tan solo tenerla en tu menta por un momento podía iluminar tus ojos y sacarte una sonrisa junto con un suspiro eterno.


Ya es tarde, la perdiste y ahora te arrepientes de haberla lastimado, de haberla perdido y haberte entregado a una persona que jamás se comparará a ella, que rampas podrá tomar su lugar. Te has dado cuenta demasiado tarde que lo que hiciste te costaría tu corazón, que te costaría una vida que ya estaba planeada a su lado y que te había costado el corazón de la mujer que más amabas. Una aventura que por un solo momento te hizo sentir pleno, te hizo sentir bien y que te hizo perder a esa mujer que estaba dispuesta a estar a tu lado porque ella te amaba también.











Vías: CartasSinDestino




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS