Te dejo.


Jueves, 30 Marzo 2017
Te dejo.

Te dejo porque me cansé de caminar sola, aún cando tengo tu mano entrelazada a la mía, te dejo porque ese grito mudo, de amor desesperado,  se cansó de no entrar en tus oídos sordos, te dejo, porque en realidad tu me dejaste primero, aún estando a mi lado.


Es de todos sabido y por muchos comentado, que no hay peor manera de sentirse sólo, que cuando se tiene a alguien a lado, y eso me pasó a mí contigo. Te rehúsas a entender, que de lo nuestro ya no queda nada, que ya lo mató tu indiferencia, que el ignorarme aún teniéndome a lado fue más grande que lo que pude soportar.


Comprendo que para disfrutar la rosa se deben tomar en cuenta las espinas, pero tú eras la espina que no veía a la flor, eres ese sabor agridulce del amor, pues mucho tiempo me conformé con las migas que me dabas, llegué a pensar que eso me merecía, pero no es así, me canse de tanta espina en el tallo de una relación que jamás podrá florecer.


Hoy te dejo porque fuste no más que un bache en  mi vida, de esos, en lo que te cuesta mucho trabajo salir, pues cuando caes, te llenas de fango pegajoso que te retiene en el fondo.


Al principio, pensé que estábamos escribiendo la historia más bella que jamás se pudo haber inventado, pero con el tiempo, al hojear la historia escrita, resulta que cada página la llene con espacios en blanco, no eres lo que creí que llegaríamos a hacer, no hay un “juntos” en esta historia, creo que jamás llegamos a construir un “nosotros”, en cada página solo estaban escritas las palabras de apoyo que jamás me dijiste, el abrazo reconfortante que nunca me diste, las miradas que no me dedicabas, los besos y caricias que no me dabas. Y esa era la historia de mi vida, enamorada de un fantasma que nunca estaba pero no me dejaba ir.


Ahora que me doy cuenta que siempre camine sola, que nunca te tuve cuando te necesite, y que por el contrarioyo siempre me desprendía de mi para atenderte a ti, estoy convencida que hoy te dejo, te dejo en libertad, te dejo libre de reproches, libre de caricias, de besos, te dejo libre de amor incomprendido. Pero sobre todo, te dejo con la idea de que hubiera pasada si…”  que hubiera pasado si hubieras tenido menos tiempo para ti y me hubieras regalado unos segundos para mi, que hubiera pasado, si tan solo un abraso a tiempo me hubieras regalado. Ya es tarde.


Ahora te dejo y ya, me voy a recuperar mi felicidad, pues lo que tenia contigo era un lastre que solo me sofocaba, ya no más, creo que lo único que nos unía era la estupidez de ambos… la mía, que me hacía pensar que cambiarías, que me verías, que me querría, la tuya… por el simple hecho de ser, de no apreciar y valorar lo que tenias  en frente.


Yo me quedo completa, un poco rota, pero completa… Sé que te dejo, vacío, herido, y sin mí.











Vía: ClubComplementos




elementos

Disculpen las molestias, esto es una Revolución.





TE RECOMENDAMOS